La columna de Alexis López: El negocio de la ayuda humanitaria

0

Paralelo a las desesperadas plegarias que Juan Guaidó y su combo vienen haciendo al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para intentar ganarse unos realitos con una eventual ayuda humanitaria para “atender a los afectados” por la tragedia de Tejerías, el representante del Fondo Humanitario de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef- Venezuela) Abubacar Sultan, calificó de “verdaderamente impresionante” la respuesta del gobierno venezolano ante la situación sobrevenida que se presentó en la localidad aragüeña el pasado 8 de Octubre producto de las fuertes lluvias. El vocero del organismo internacional realizó un recorrido por las zonas afectadas con el vicepresidente sectorial para la seguridad ciudadana Remigio Ceballos, a quien le indicó que ha estado en muchos lugares donde han ocurrido cosas similares, pero que la respuesta del gobierno de Venezuela ante esta situación particular deja ver una elevada preparación para el manejo de la crisis y administración de la emergencia que se presentó en Tejerías.

De todas las cosas perversas del mal llamado “gobierno interino” de Guaidó, la que más destaca es el cinismo y la facilidad con que convierte cualquier tragedia o adversidad en un jugoso y lucrativo negocio. Baja el telón, sube el telón y aparece Guaidó con cuatro cajas de agua dentro de una camioneta manifestando su preocupación por la tragedia de Tejerías. Baja el telón, sube el telón y aparece de nuevo Guaidó haciendo anuncio que ante la negligencia y la incapacidad del gobierno para atender la situación, solicitará la ayuda del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para “apoyar a los afectados”, la cual, como es costumbre en estos estos casos, dijo sería administrada por las fundaciones de maletín que dirigen familiares y amigos de su entorno más cercano.

Este tipo de acciones perversas del “presidente interino” no son espontaneas como algunos creen, sino que responden a un formato establecido en las 10 estrategias de manipulación mediática a las que siempre recurren las agendas ocultas a través de las redes y los medios de comunicación, las cuales fueron recopiladas de manera ingeniosa hace algún tiempo por el reconocido y siempre crítico, Noam Chomsky, una de las voces clásicas de la disidencia intelectual más destacada del siglo 20. Crear problemas reales (como las guarimbas de 2014 Y 2017, por ejemplo, que buscaban una intervención extranjera ante la “terrible anarquía” que existía para ese entonces en el país) o imaginarios, para después ofrecer soluciones, es un método también llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. En este caso puntual, el desasistido pueblo de Tejerías que necesita ayuda ante el abandono de los damnificados por parte del gobierno.

No trataré de indagar a profundidad sobre la gran cantidad de recursos económicos que organismos internacionales le han entregado a las fundaciones de Guaidó por concepto de donación para “ayuda humanitaria” a los venezolanos porque pasaría meses sentado frente a la computadora debido a la gran cantidad de material disponible que existe en las redes, pero si quiero hacer referencia particular, tomando en cuenta la similitud de la situación en cuanto a hechos y lugar,  a los 200 mil dólares no reembolsables que el BID entregó al “gobierno interino” en septiembre del 2020 para “ayudar” a la población de El Limón, estado Aragua, que se vio afectada en ese momento por las fuertes precipitaciones ocurridas en el lugar. En ese momento la supuesta ayuda humanitaria a la población se concretó tras la aprobación de un decreto de estado de alarma aprobado por la difunta Asamblea Nacional del año 2015, la cual muerta y todo acaba de aprobar otro decreto (10 de octubre 2022) para solicitar dinero nuevamente al BID “para los habitantes de Tejerías” y repartirse otra vez el botín.

El modus operandi de utilizar fundaciones y ONGS de maletín administradas por amigos y familiares del entorno cercano de Guaidó como fachadas para esconder la corrupción les resultó al principio una estrategia exitosa a nivel internacional, con la cual pudieron hacerse fácilmente de millonarios recursos económicos desde la comodidad de sus oficinas, sin embargo esta situación ha venido cambiando considerablemente, y, a lo interno del país, aunque al parecer no les importa en absoluto, crece cada dia mas el repudio al “presidente interino” quien se encuentra en este momento en el nivel de rechazo mas alto que dirigente político alguno haya podido tener en nuestro país, sin precedentes en la historia republicana.

De acuerdo con un trabajo periodístico realizado por Fania Rodrigues, solamente entre los años 2017 y 2019 el gobierno de los Estados Unidos envió a Guaidó por concepto de ayuda humanitaria para Venezuela más de 656 millones de dólares, de acuerdo a documentos oficiales de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), pero no se sabe cómo las ONGs que recibieron estos recursos los aplicaron en la práctica. Se sospecha que las ONGs dirigidas por activistas políticos cercanos a Juan Guaidó que reciben fondos donados para ayuda humanitaria los invierten en actividades políticas, capacitación de jóvenes líderes, eventos, campañas públicas contra el gobierno, financiamiento de medios opositores, cursos para periodistas y otras actividades que escapan a la función de la asistencia humanitaria. Actualmente la comisión de Contraloríade la Asamblea Nacional de Venezuela está investigando más de 200 ONGs, entre las que destacan Ciudadanía Activa, Espacio Público, Foro Penal, Redes Ayudas, Súmate, Fundación Futuro Presente, Rescate Venezuela, Cedice-Atlas-Libertad, entre otras.

Al momento de cerrar esta columna, por cierto, estaba llegando a Tejerías ayuda humanitaria de la ONU. Los equipos del organismo internacional, en conjunto con el gobierno nacional, regional, la Alcaldía y los jefes de comunidad, se encontraban desplegados distribuyendo cocinas, esterillas, sabanas, lámparas solares y otros enseres para los afectados, lo que viene a complementar la ayuda que durante días diferentes organizaciones gubernamentales y no gubernamentales han estado enviando a nuestros compatriotas que se encuentran en el lugar. La solidaridad siempre ha sido una característica especial del pueblo venezolano.

Hasta la próxima. Mi correo: aralopri@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *