febrero 25, 2024

La capilla del «Anima del Candelero» en Valencia y su historia

0

Por Diego Trejo (Vestigios del pasado).

La historia de la Capilla del Ánima del Candelero comienza a escribirse a partir de 1933, gracias a la llegada de la señora Elena Polo de Sánchez, nativa del municipio Miranda, quien no poseía vivienda.

Una vez, tras observar en el antiguo cementerio Morillo que estaba ubicado en la parte baja del barrio El Calvario, una olvidada tumba recostada a un árbol y rodeada con unas cadenas y una cruz de metal, la señora Elena, por ser devota de la cruz, le pidió como favor a ese difunto que le concediera tener su propia casa. Favor que fue concedido y ella, en agradecimiento, construyó con láminas de zinc una especie de capilla a la que se llamó desde entonces “Capilla del Ánima del Candelero”, porque ese era el árbol que estaba rodeado por aquellas cadenas.

Posteriormente se supo que el difunto era un militar de nombre Jesús María Páriga, quien huyó enfermo de prisión, se desconocen las causas, pero se cuenta que fue atado al árbol y allí murió, siendo enterrado en ese mismo lugar el 25 de julio del año 1889.

Y así nació la fama de que esta ánima respondía a los favores pedidos con mucha devoción, entre los cuales se cuenta también la historia de un ganadero que, al verse a punto de la ruina, le pidió al ánima y ésta le concedió el favor, y como pago este ganadero le realizó unas mejoras a la capilla.

Posteriormente llegó un general y, como agradecimiento al favor concedido, construyó el altar principal. Pero fueron los propios vecinos quienes construyeron la capilla tal cual es actualmente, con sus columnas al estilo del arte románico.

Esta capilla fue ganando cada vez más devotos tras extenderse su fama y permanecía alumbrada todos los días, adornada con diferentes ofrendas que las personas en agradecimiento allí dejaban, tales como vestidos de novia, flores y un sinnúmero de regalos provenientes de diferentes partes de Venezuela.

Es importante resaltar que en varias ocasiones la capilla fue objeto de vandalismo, época en que los propios vecinos, junto al señor Fabián Rafael Silva y la señora Mercedes Silva, gestionaron su protección y restauración.

Sobre el autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *